Una reforma del COU en riesgo de fracasar

Nos encontramos a mitad de camino de la reforma del Código de Ordenamiento Urbano (COU) que se está realizando este año y que debería estar finalizado para diciembre. Habiendo participado de varios de los talleres, y elaborado un aporte de más de 12 páginas, desde Pensando Concepción queremos compartir algunos puntos, siempre en modo propositivo, que vemos preocupantes y que podrían llevar al fracaso de la reforma del COU.

Cuando hablamos de fracaso no nos estamos refiriendo al esfuerzo de los consultores en finalizar su trabajo (para lo cual cobran sus honorarios) ni al Municipio que lo presentará como otro logro de su gestión, sino que nos referimos al fracaso en elaborar un nuevo COU que siente verdaderamente las bases para un mejor desarrollo y empuje de la ciudad, articulando la inversión privada y la regulación estatal para lograr un desarrollo urbano concreto y tangible.

Por eso, y siempre en clave propositiva, queremos compartir estos tres puntos como disparadores para mejorar el proceso que se está llevando a cabo:

1. Cuidado con dejar que la visión de los “arquitectos de tablero” prevalezca por sobre la de “arquitectos de obra”. El papel todo lo soporta, podemos idear la ciudad soñada, el modelo más deseado, y dejar volar las fantasías más utópicas; pero si no tenemos los pies sobre la realidad concreta, real y factible, especialmente sobre los recursos económicos y humanos con los que contamos, ese modelo quedará para siempre guardado en la biblioteca del CFI (como muchos otros).

2. Hasta ahora, si bien el discurso habla de “diálogo” y “construcción colectiva”, surge la sensación de que se busca la participación de “convalidadores” que apoyen un COU en línea con la ideología y preconceptos de los consultores y algunos funcionarios municipales; y que ningunean a los “librepensadores” que han propuesto opciones alternativas. Esta sensación es reforzada por el hecho que en cada mesa de los talleres hay 2 o 3 empleados municipales, con un discurso casi unificado y con muchas facetas anacrónicas sobre el desarrollo urbano. También por el hecho que no se han compartido todas las entrevistas y elaboraciones de los actores de la sociedad, que son los más propensos a emitir visiones alternativas, sino que se han publicado síntesis y resúmenes que tienen la propiedad implícita de la subjetividad de quienes los hacen. (Claras diferencias con el PECU 2010 donde se publicaron los relatorios de los talleres en crudo y sin editar)

3. Hay una férrea y corporativa intención de dificultar (y hasta de impedir) el desarrollo de nuevos barrios en el periurbano, impidiendo que crezca la ciudad horizontalmente. Al mismo tiempo, quieren limitar los edificios en altura impidiendo que la ciudad crezca verticalmente. Sin posibilidades ni facilidades para que la ciudad se expanda (hacia afuera o a hacia arriba) lo único que se logrará es un precio cada vez mayor de las actuales propiedades, y una creciente dificultad para que la población de menores recursos pueda acceder a su primera vivienda. (Generando un claro efecto “Lipovetzky” o disociación de una norma que busca un determinado fin y termina produciendo el efecto contrario). Además, y como si no hubiera alcanzado con la parálisis económica de la pandemia, se intenta paralizar las inversiones para el desarrollo de uno de los sectores que más multiplica la generación de valor y empleo en la economía local. (Tuvimos la parálisis del COVID y ahora tenemos la parálisis de la «Reforma del COU»)

En conclusión, y siempre en ánimo propositivo como mencionamos al principio, al mismo tiempo que reconocemos el esfuerzo y trabajo del IGC, esperamos también que se corrijan estos desvíos para que el COU llegue a representar una verdadera herramienta de éxito para el futuro crecimiento y desarrollo de nuestra ciudad.

Taller para la Reforma del COU

El pasado jueves 28 de abril participamos, junto a más de 200 personas representando a distintas instituciones de la ciudad, del primer taller de diálogos y acuerdo para el diseño territorial de la ciudad.

El taller tuvo la dinámica y metodología propias de un Plan Estratégico de Desarrollo (y no sólo de una reforma del COU) por lo cual felicitamos al MCU y al IGC por eso y por la muy buena organización del mismo. Somos optimistas con que al final de este trabajo (previsto para diciembre de este año) tengamos un muy buen resultado, con un nuevo PED y COU consensuado y alineado con la visión colectiva de nuestra ciudad.

El primer ejercicio fue el «ACUERDÓMETRO» donde se nos dieron 12 consignas (predeterminadas y evidentemente basadas en la visión del Municipio, y quizás del IGC) para que debatamos en cada mesa si estábamos muy de acuerdo (verde), algo de acuerdo (amarillo) o en desacuerdo (rojo). Lo interesante de este ejercicio fue que aparecieron muchas más banderas rojas y amarillas de las que seguramente se esperaban, lo cual debería ser un llamado de atención ya que claramente indica que la visión municipal no representa con exactitud la visión del resto de la comunidad.

El segundo ejercicio «PLANTAR BANDERA» consistió en una «lluvia de ideas» de proyectos para la ciudad, con ubicación y breve descripción de cada uno. Teniendo en cuenta que hubo 25 mesas, con aprox. 8 personas por cada una, y que cada mesa «plantó» entre 10 a 20 proyectos, se lograron reunir quizás entre 250 a 300 ideas proyectos para la ciudad. Una enormidad!

Creemos que del primer taller de ayer, ha quedado una considerable riqueza de opiniones y proyectos, y que dicho trabajo debería ser puesto a disposición de todos y en su totalidad, en forma cruda y sin síntesis ni conclusiones anticipadas.

De esta forma, tanto Pensando Concepción como cada participante y cada institución, podrá evaluar todo el material en crudo y sacar sus propias conclusiones.

Por eso, esperamos ansiosamente ese pdf con toda esa información reunida gracias al tiempo y al esfuerzo de todos nosotros.

Felicitaciones a todos los que lo hicieron posible!

Aportes para la Reforma del Código de Ordenamiento Urbano

Con motivo de los actuales diálogos para debatir la reforma del Código de Ordenamiento Urbano, desde Pensando Concepción se ha elaborado un documento técnico de más de 10 páginas de extensión como forma de aportar una visión diferencial sobre este tema tan importante.

El documento comienza en su introducción reconociendo que a más de dos años de iniciada su gestión, el actual Intendente Martin Oliva ha demostrado una excelente capacidad de administrar una ciudad históricamente situada por debajo de su potencial, y que esa capacidad de trabajo, ese pragmatismo, esa focalización en lo importante, y ese compromiso de solucionar los problemas de arrastre de gestiones pasadas, están dando sus resultados. La ciudad crece, se desarrolla, está más linda, tiene futuro.

Pero también advierte que parte de ese futuro se está forjando con la actual reforma del Código de Ordenamiento Urbano, el cual va a determinar los carriles de los próximos desarrollos o “reglas de juego” para la inversión privada. También alerta que es justamente aquí donde se ven ciertas tendencias, ideas y acciones preocupantes (que generalmente nacen entre algunos funcionarios de segundas líneas o consultores que desconocen la ciudad); y que aunque puedan estar basadas en buenas intenciones, podrían conducirnos a un futuro sub-óptimo y a seguir manteniendo un statu-quo por debajo de nuestras potencialidades como ciudad.

El documento continua con una breve recopilación de otros 14 documentos claves que se han elaborado al respecto desde el reinicio de la democracia. Explica también la importancia de que junto a la reforma del código se actualice además el Plan Estratégico de Desarrollo.

Posteriormente, se analizan las “desmesuras del actual código” y como ello llevó a perjudicar el desarrollo urbano de nuestra ciudad al punto tal de obstaculizar (entre otras cosas) la inversión en un hotel 5 estrellas que tanta falta le hace a nuestra ciudad.

Finalmente, se proponen ideas, basadas en una equilibrada articulación público-privada, para lograr un óptimo desarrollo urbano, social y económico en nuestra ciudad.

El documento incluye menciones a dos ex intendentes (Juan Carlos Lucio Godoy y Marcelo Fabián Bisogni), a tres políticos del actual gobierno local (el intendente Martin Oliva, el vice intendente Ricardo Vales y el concejal Sergio Vereda), a tres arquitectos especialistas en planeamiento urbano (José Antonio Artusi, Verónica Sersewitz y Nora Casala) y también al titular de la consultora IGC recientemente contratada por el municipio para reformular el código actual (Roberto Monteverde).

Sin lugar a dudas, estas 12 páginas elaboradas por Pablo Presas, economista, desarrollador inmobiliario y expresidente de ACYR SC (administradora del Barrio Privado La Soñada) representan un aporte extra para enriquecer el diálogo respecto a la actual reforma del código urbano que se está llevando a cabo.

Se puede acceder al documento completo en el siguiente link: https://drive.google.com/file/d/1liHyPvkF_SHkdGpV6xccD3O-toF53cfw/view