La economía al 31 de julio del 2022

Julio 2022 cerró con la noticia de Massa como nuevo superministro para tratar de enderezar la economía y salvar políticamente al gobierno kirchnerista. Con un dólar oficial mayorista a 131 pesos, un CCL a 288 y un Blue a 296 (luego de haber tocado un pico de 350), los desafíos son enormes. Para ayudar a entender el diagnóstico de cómo se llegó a esta situación y cual puede llegar a ser el futuro, compartimos aquí 3 excelentes artículos que en gran medida están alineados con cómo vemos también nosotros la realidad actual.

Se robaron todas las cajas: no hay más remedio que formalizar la dolarización (por Ariel Coremberg). La Argentina productiva hoy afronta el saqueo de un Estado insolvente, ocurre cada vez que se está al borde del default. La explicación es simple siguiendo a Mancur Olson. Argentina no tuvo una revolución francesa, sino que triunfó el Rey Sol. No hay rendición de cuentas, ni chequeo y balance. No se aplican los procedimientos estándar porque el poder esta superconcentrado en el líder del movimiento nacional que intermedia entre los bloques corporativos por fuera de los poderes constituidos de la Constitución Nacional. No hay límite al poder y por lo tanto se maximiza el saqueo y la predación de los fondos públicos por los funcionarios para atender sus necesidades políticas y cumplir con los lobbys corporativos con llegada a la oficina presidencial, distribuyendo los costos de sus prebendas a toda la sociedad mediante impuesto inflacionario.

La PerestroiKa argentina del 2023 (por Ramiro Castiñera). Argentina profundizó el cambio del modelo económico. Se cierra al mundo, se aumenta el poder del Estado y se busca controlar todo un país desde un escritorio. La lapicera lo llamamos ahora. Se refuerza el control de precios, el control cambiario, el control de capitales, el control del comercio exterior y el corporativismo estatal, con el único objetivo de transformar a las empresas privadas en meras subsecretarias del Estado y a todo ciudadano en militante. El actual gobierno opera como custodia oficial del modelo económico, defendiendo los derechos de casta cosechados en 75 años. Ya no genera expectativas para el año y medio que falta. Pero eso es sólo la mitad del problema. La otra mitad del problema es que el pozo que se cavó estos últimos 20 años es tan grande que la pregunta ahora es si los argentinos tienen voluntad y destreza suficiente para construir una escalera y salir de ahí.

¿Cuál es el diagnóstico de la crisis económica que guiará el accionar de Massa? (por Domingo Cavallo). La Vicepresidente ha sido muy clara respecto de su diagnóstico sobre la crisis económica. Es enteramente consistente con la ¨economía a contramano¨ que ella ha aprendido de las lecciones de Axel Kicillof, muy bien descriptas en el libro del periodista Alfredo Zaiat. lla cree que el déficit fiscal y el nivel del gasto público no son un problema y que la emisión monetaria no es causa de inflación. Ve al endeudamiento público como el resultado de maniobras especulativas y no lo relaciona con el déficit fiscal. También cree que el crecimiento se logra por aumento de la demanda interna de bienes de consumo y que el aliento a las exportaciones, lejos de ayudar al crecimiento, lo frena. Adhiere sin reparos a la estrategia de crecimiento por sustitución de importaciones. También cree que el Estado tiene que intervenir en las empresas, estatizándolas o regulándolas caso por caso, porque cree que de esa forma se podrá asegurar que contribuyan al crecimiento y a una buena distribución de los ingresos.
¿Será capaz la Vicepresidenta de resignar su postura contra el ajuste fiscal, la restricción monetaria y el afán intervencionista sobre empresas y mercados con el que llenó de palos en la rueda a los intentos de Alberto Fernández y sus colaboradores, de introducir cierta racionalidad en el diseño de la política económica? Es de esperar que Massa haya discutido esta cuestión con Cristina antes de asumir la responsabilidad como Ministro de Economía. Si no es así, es muy difícil que pueda evitar un muy peligroso fracaso.

La Argentina exige un gran cambio, pero no cualquiera

Desmantelar un sistema corrupto e implantar un capitalismo transparente solo requiere audacia, imaginación y cierta experiencia. Es indispensable hacerlo dentro del sistema, con paciencia, sin caer en gritonas utopías disolventes.

Seguí leyendo esta excelente nota en La Nación.

Una reforma del COU en riesgo de fracasar

Nos encontramos a mitad de camino de la reforma del Código de Ordenamiento Urbano (COU) que se está realizando este año y que debería estar finalizado para diciembre. Habiendo participado de varios de los talleres, y elaborado un aporte de más de 12 páginas, desde Pensando Concepción queremos compartir algunos puntos, siempre en modo propositivo, que vemos preocupantes y que podrían llevar al fracaso de la reforma del COU.

Cuando hablamos de fracaso no nos estamos refiriendo al esfuerzo de los consultores en finalizar su trabajo (para lo cual cobran sus honorarios) ni al Municipio que lo presentará como otro logro de su gestión, sino que nos referimos al fracaso en elaborar un nuevo COU que siente verdaderamente las bases para un mejor desarrollo y empuje de la ciudad, articulando la inversión privada y la regulación estatal para lograr un desarrollo urbano concreto y tangible.

Por eso, y siempre en clave propositiva, queremos compartir estos tres puntos como disparadores para mejorar el proceso que se está llevando a cabo:

1. Cuidado con dejar que la visión de los “arquitectos de tablero” prevalezca por sobre la de “arquitectos de obra”. El papel todo lo soporta, podemos idear la ciudad soñada, el modelo más deseado, y dejar volar las fantasías más utópicas; pero si no tenemos los pies sobre la realidad concreta, real y factible, especialmente sobre los recursos económicos y humanos con los que contamos, ese modelo quedará para siempre guardado en la biblioteca del CFI (como muchos otros).

2. Hasta ahora, si bien el discurso habla de “diálogo” y “construcción colectiva”, surge la sensación de que se busca la participación de “convalidadores” que apoyen un COU en línea con la ideología y preconceptos de los consultores y algunos funcionarios municipales; y que ningunean a los “librepensadores” que han propuesto opciones alternativas. Esta sensación es reforzada por el hecho que en cada mesa de los talleres hay 2 o 3 empleados municipales, con un discurso casi unificado y con muchas facetas anacrónicas sobre el desarrollo urbano. También por el hecho que no se han compartido todas las entrevistas y elaboraciones de los actores de la sociedad, que son los más propensos a emitir visiones alternativas, sino que se han publicado síntesis y resúmenes que tienen la propiedad implícita de la subjetividad de quienes los hacen. (Claras diferencias con el PECU 2010 donde se publicaron los relatorios de los talleres en crudo y sin editar)

3. Hay una férrea y corporativa intención de dificultar (y hasta de impedir) el desarrollo de nuevos barrios en el periurbano, impidiendo que crezca la ciudad horizontalmente. Al mismo tiempo, quieren limitar los edificios en altura impidiendo que la ciudad crezca verticalmente. Sin posibilidades ni facilidades para que la ciudad se expanda (hacia afuera o a hacia arriba) lo único que se logrará es un precio cada vez mayor de las actuales propiedades, y una creciente dificultad para que la población de menores recursos pueda acceder a su primera vivienda. (Generando un claro efecto “Lipovetzky” o disociación de una norma que busca un determinado fin y termina produciendo el efecto contrario). Además, y como si no hubiera alcanzado con la parálisis económica de la pandemia, se intenta paralizar las inversiones para el desarrollo de uno de los sectores que más multiplica la generación de valor y empleo en la economía local. (Tuvimos la parálisis del COVID y ahora tenemos la parálisis de la «Reforma del COU»)

En conclusión, y siempre en ánimo propositivo como mencionamos al principio, al mismo tiempo que reconocemos el esfuerzo y trabajo del IGC, esperamos también que se corrijan estos desvíos para que el COU llegue a representar una verdadera herramienta de éxito para el futuro crecimiento y desarrollo de nuestra ciudad.

El primer compliance officer: Juan Bautista Alberdi

En sus escritos de madurez, entre 1870 y 1880, señala las malas prácticas o los desvíos legales en los distintos gobiernos federales y locales durante su vida, de modo concreto y con nombre y apellido (por Javier Cubillas)

En su obra Sistema económico y rentístico, publicada en 1854, escrito que desarrolla el ideario de las Bases y de la Constitución de 1853, Juan Bautista Alberdi explica en el apartado sobre: “La justicia, cuyos agentes y establecimientos debe pagar el Tesoro de la Confederación (…) Es únicamente la que corresponde por la Constitución a la Corte suprema y a los tribunales inferiores, encargados del conocimiento y decisión de las causas excepcionales que la Constitución especifica en su artículo 97.(…) Al gasto de esa compensación agregará la justicia federal el de los establecimientos, oficinas y trabajos para facilitar y mejorar su desempeño. De estos trabajos, los más dignos de ser objeto de un gasto público serán la estadística criminal y civil, y la codificación o confección de leyes y estatutos de carácter técnico (…)”.

En esta clave interpretativa, Alberdi, preocupado por el gasto del presupuesto, la calidad de los funcionarios de control y justicia y el cumplimiento estricto de sus funciones, ensaya en varias obras hasta su muerte en el año 1884, la denuncia sobre la falta de cumplimiento con el ideal republicano de control de los funcionarios y su administración conforme el espíritu de la Constitución de la Confederación y la legalidad, demostrando los errores y desaciertos en las administraciones económicas y políticas conforme al nuevo régimen legal vigente.

Como el gran intelectual influyente en la redacción de la Constitución de 1853 también puede ser reconocido (de hecho) como el primer oficial de cumplimiento del régimen legal constitucional económico argentino

En sus escritos de madurez, entre 1870 y 1880, señala las malas prácticas o los desvíos legales en los distintos gobierno federales y locales durante su vida, de modo concreto y con nombre y apellido. Es decir, Alberdi narraba sobre la política y demostraba en estas épocas su opacidad en la gestión, criterios pocos razonables en términos legales o impropios en materia de política exterior y guerra conforme al ideario republicano y liberal.

Varias de estas denuncias políticas que Alberdi no tiene miedo ni pocas razones para denominarlos directamente como crímenes contra el pueblo, ocurrían gracias a los hombres que usufructuaban los poderes de gobierno de modo impropio o iliberal.

Los crímenes que denunció políticamente, desde su exilió su mayoría, fueron los de: El crimen de constitución de un gobierno nacional, en las Bases señalando a Rosas; el crimen de mala inversión del gobierno y el crimen de robo o defraudación de la contribución que le impone la ley al ciudadano, en el Sistema Económico y Rentístico como un mal de gobierno extendido a lo largo y ancho del país; el crimen de patriotismo, el crimen electoral y el crimen de candidatura oficial en Palabras de un Ausente contra Sarmiento, Mitre, Rosas; el crimen legislativo en La Omnipotencia del Estado contra todos los gobiernos que se decían liberales; el crimen de la guerra es un crimen cuando no tiene por objeto la paz, es decir la justicia, en El crimen de la guerra (obra póstuma) contra Mitre y Sarmiento; y los crímenes de lesa patria por altas tarifas de aduana y los empréstitos de toda forma, en Escritos Póstumos, entre otros, contra Sarmiento y Mitre.

Alberdi narraba sobre la política y demostraba en estas épocas su opacidad en la gestión, criterios pocos razonables en términos legales o impropios en materia de política exterior y guerra conforme al ideario republicano y liberal

Reconocer estas importantísimas advertencias desde aquellas épocas, desde su pluma y pensamiento, es reconocer los aportes que realizó en algunas de sus obras menos conocidas renombradas o leídas como: Peregrinación de Luz del Día (1871), Palabras de un Ausente (1974) y La Omnipotencia del Estado (1880).

En estas obras, Alberdi denuncia entonces el desvío del espíritu liberal de la sociedad y de actores del gobierno respecto del régimen constitucional de 1853 y la emergencia de una elite iliberal que erraba en el arte de gobernar y avanzaba omnipotente sobre los derechos individuales afectando el presupuesto real y la economía privada.

Por todo esto, Juan Bautista Alberdi, como el gran intelectual influyente en la redacción de la Constitución de 1853 también puede ser reconocido (de hecho) como el primer compliance officer, u oficial de cumplimiento del régimen legal constitucional económico argentino, o para otros, con justa razón, también puede ser visto como el primer defensor del pueblo en nuestro suelo.

por Javier Cubillas en Infobae

Una vacuna contra la decadencia

Una vacuna contra la decadencia aborda temáticas de gran complejidad y largo arrastre (Ordenamiento del Estado, Jubilaciones, Impuestos, Coparticipación, Empleo Público y Corrupción) , que hoy siguen impidiendo el crecimiento y no permiten desplegar con éxito una estrategia de desarrollo sostenido. Escrito por los economistas Colina, Giordano y Seggiaro.

La boleta única de papel y las trampas de la política

Nadie quiere asumir el riesgo de pagar mayores costos políticos de los que ya afronta o de perder alguna posición de poder (o privilegio). La reciente apertura del debate en Diputados para reformar la forma de votar y aplicar el sistema de boleta única, impulsado por la oposición, reafirma algunos patrones que marcan la acción (o inacción) de la dirigencia política de los últimos años. Continuar leyendo en LA NACIÓN.

Taller para la Reforma del COU

El pasado jueves 28 de abril participamos, junto a más de 200 personas representando a distintas instituciones de la ciudad, del primer taller de diálogos y acuerdo para el diseño territorial de la ciudad.

El taller tuvo la dinámica y metodología propias de un Plan Estratégico de Desarrollo (y no sólo de una reforma del COU) por lo cual felicitamos al MCU y al IGC por eso y por la muy buena organización del mismo. Somos optimistas con que al final de este trabajo (previsto para diciembre de este año) tengamos un muy buen resultado, con un nuevo PED y COU consensuado y alineado con la visión colectiva de nuestra ciudad.

El primer ejercicio fue el «ACUERDÓMETRO» donde se nos dieron 12 consignas (predeterminadas y evidentemente basadas en la visión del Municipio, y quizás del IGC) para que debatamos en cada mesa si estábamos muy de acuerdo (verde), algo de acuerdo (amarillo) o en desacuerdo (rojo). Lo interesante de este ejercicio fue que aparecieron muchas más banderas rojas y amarillas de las que seguramente se esperaban, lo cual debería ser un llamado de atención ya que claramente indica que la visión municipal no representa con exactitud la visión del resto de la comunidad.

El segundo ejercicio «PLANTAR BANDERA» consistió en una «lluvia de ideas» de proyectos para la ciudad, con ubicación y breve descripción de cada uno. Teniendo en cuenta que hubo 25 mesas, con aprox. 8 personas por cada una, y que cada mesa «plantó» entre 10 a 20 proyectos, se lograron reunir quizás entre 250 a 300 ideas proyectos para la ciudad. Una enormidad!

Creemos que del primer taller de ayer, ha quedado una considerable riqueza de opiniones y proyectos, y que dicho trabajo debería ser puesto a disposición de todos y en su totalidad, en forma cruda y sin síntesis ni conclusiones anticipadas.

De esta forma, tanto Pensando Concepción como cada participante y cada institución, podrá evaluar todo el material en crudo y sacar sus propias conclusiones.

Por eso, esperamos ansiosamente ese pdf con toda esa información reunida gracias al tiempo y al esfuerzo de todos nosotros.

Felicitaciones a todos los que lo hicieron posible!

Aportes para la Reforma del Código de Ordenamiento Urbano

Con motivo de los actuales diálogos para debatir la reforma del Código de Ordenamiento Urbano, desde Pensando Concepción se ha elaborado un documento técnico de más de 10 páginas de extensión como forma de aportar una visión diferencial sobre este tema tan importante.

El documento comienza en su introducción reconociendo que a más de dos años de iniciada su gestión, el actual Intendente Martin Oliva ha demostrado una excelente capacidad de administrar una ciudad históricamente situada por debajo de su potencial, y que esa capacidad de trabajo, ese pragmatismo, esa focalización en lo importante, y ese compromiso de solucionar los problemas de arrastre de gestiones pasadas, están dando sus resultados. La ciudad crece, se desarrolla, está más linda, tiene futuro.

Pero también advierte que parte de ese futuro se está forjando con la actual reforma del Código de Ordenamiento Urbano, el cual va a determinar los carriles de los próximos desarrollos o “reglas de juego” para la inversión privada. También alerta que es justamente aquí donde se ven ciertas tendencias, ideas y acciones preocupantes (que generalmente nacen entre algunos funcionarios de segundas líneas o consultores que desconocen la ciudad); y que aunque puedan estar basadas en buenas intenciones, podrían conducirnos a un futuro sub-óptimo y a seguir manteniendo un statu-quo por debajo de nuestras potencialidades como ciudad.

El documento continua con una breve recopilación de otros 14 documentos claves que se han elaborado al respecto desde el reinicio de la democracia. Explica también la importancia de que junto a la reforma del código se actualice además el Plan Estratégico de Desarrollo.

Posteriormente, se analizan las “desmesuras del actual código” y como ello llevó a perjudicar el desarrollo urbano de nuestra ciudad al punto tal de obstaculizar (entre otras cosas) la inversión en un hotel 5 estrellas que tanta falta le hace a nuestra ciudad.

Finalmente, se proponen ideas, basadas en una equilibrada articulación público-privada, para lograr un óptimo desarrollo urbano, social y económico en nuestra ciudad.

El documento incluye menciones a dos ex intendentes (Juan Carlos Lucio Godoy y Marcelo Fabián Bisogni), a tres políticos del actual gobierno local (el intendente Martin Oliva, el vice intendente Ricardo Vales y el concejal Sergio Vereda), a tres arquitectos especialistas en planeamiento urbano (José Antonio Artusi, Verónica Sersewitz y Nora Casala) y también al titular de la consultora IGC recientemente contratada por el municipio para reformular el código actual (Roberto Monteverde).

Sin lugar a dudas, estas 12 páginas elaboradas por Pablo Presas, economista, desarrollador inmobiliario y expresidente de ACYR SC (administradora del Barrio Privado La Soñada) representan un aporte extra para enriquecer el diálogo respecto a la actual reforma del código urbano que se está llevando a cabo.

Se puede acceder al documento completo en el siguiente link: https://drive.google.com/file/d/1liHyPvkF_SHkdGpV6xccD3O-toF53cfw/view